Powered by Blogger.

Los "cautivos" en política y en el trabajo

Monday, October 15, 2012

Me jode que los partido políticos tengan voto cautivo.

¿Qué no sabéis qué es?

Según la enciclopedia EUMED.NET: Se denomina así al caudal electoral propio, fijo, estable, con que cuentan los diversos partidos políticos; el voto de sus afiliados y militantes, que van a respaldar a ese partido bajo prácticamente cualquier circunstancia. Era el tipo de voto dominante en los procesos de democratización hasta no hace mucho tiempo. La adhesión cuasi-religiosa a un partido, por motivos de situación de clase, de adhesión ideológica o personal a un líder, o por tradición familiar era la situación más frecuente.

El voto cautivo, demuestra lo borricos y borricas que son ciertos ciudadanos y ciudadanas. No tienen personalidad. Si ahora los del PP dijeran que son de izquierdas, por ejemplo, sus "votantes cautivos" se enorgullecerían de ser "rojos" o si dijeran "sí" al aborto, pues ya sabéis.

Estoy casi seguro que muchísimos de los votantes no se han leído el programa electoral de los partidos políticos. Los "cautivos" seguro que no. Les da igual lo que pongan, son de derechas o son de izquierdas y de ahí no los sacas. Por eso no es raro que no se sorprendan ante los incumplimientos reiterados de las promesas de los gobernantes. No saben ni lo que han votado.

En muchos casos esos votos cautivos responden a promesas del tipo "no te preocupes, si me votas te arreglo lo tuyo" o "te proporciono tal o cual cosa"...
Así nos va.

Pero en el trabajo pasa igual, también hay "cautivos" y estos son peores, porque te afectan más directamente (siempre que tengas trabajo, por supuesto, si es que no lo has perdido por culpa de los del voto cautivo). Son trabajadores sin personalidad, pero con un fin: estar en el poder o cerca de él, como los del voto cautivo.

Algunos mandos intermedios cabrones (otros son buenos compañeros) que responden a la voz de su amo jodiendo a los trabajadores, pensando que así ganan puntos para vete tu a saber qué. No piensan solo obedecen. Ya les puedes explicar con lógica, sentido común y todo aquello que se te ocurra, que una cosa es de determinada manera, que te va a dar igual, o peor, vas a ser malo, enemigo y te van a terminar fastidiando. Y al final a la puta calle.

O los putos pelotas que son los corre-ve-y-dile del mando intermedio cabrón, que tampoco piensan y solo obedecen, se creen que forman parte del poder. El peor tipo de pelotas que puede encontrarse en la oficina es el que adula al jefe delante de él y le critica cuando él no está. Su carácter es por naturaleza traicionero. Hay que tener cuidado con lo que se dice del jefe delante de él porque puede que pronto llegue a sus oídos y las consecuencias, pues ya se saben.

O los trepas. El trepa es alguien que entra detrás de ti en una puerta giratoria y sale primero. Esta magnífica definición es de Florián Reyes que escribió el libro "El arte de trepar en la empresa... sin trabajar demasiado, por supuesto". El trepa utiliza todo tipo de artimañas y no le importa pisar a cualquiera que se interponga entre él y el poder. Su gran arma es el rumor, que transmite a través de su particular cohorte de pelotas, que también los tiene. El trepa necesita de los trabajadores grises, resentidos y acomodaticios que no tienen aspiraciones y que disfrutan como enanos dispersando la mierda que les rodea y con la que se confunden.

Y lo peor es que o te haces como ellos o, ni te cuento el resultado.
Cautivos del poder, iguales que "sus amos",envidiosos por ser como ellos.

Así que ya sabes, si no te dan por un lado, te dan por el otro.


No comments:

Post a Comment

 

Popular Posts

Most Reading